Vía de la plata

Ruta milenaria

La antigua Via Lata, “camino ancho” en latín, o Balata, “calzada” en árabe, unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga). En sus orígenes, la Vía de la Plata fue una importante ruta de comunicación en la época romana. Y, hoy en día, transformada en uno de los grandes desafíos para peregrinos de todo el mundo.

En la provincia de Cáceres, la Vía de la Plata recorre lugares significativos que harán de este viaje, para el peregrino, una aventura única. Hablamos de municipios como Alcuéscar y su basílica de Sta. Lucía del Trampal, la ciudad monumental de Cáceres, Galisteo, el conjunto arqueológico de Cáparra o el valle del Ambroz.

No solo cabe destacar los aspectos monumentales que nos vamos a encontrar. Podemos dejar volar nuestra imaginación y trasladarnos a ese momento en el que los habitantes del Imperio caminaban por el mismo sitio donde nos encontramos. Entonces una calzada enlosada, que también servía para el transporte de mercancías, tropas, comerciantes y viajeros.

A veces resulta complejo imaginar la Vía de la Plata como centro neurálgico de un vasto Imperio. Pero sí, la provincia de Cáceres le debe mucho dado que gracias a ella los romanos construyeron teatros, templos, acueductos, termas, puentes o fortalezas; sin olvidar que los peregrinos y mercaderes ayudaron a divulgar la cultura romana, su lengua y modos de vida.

Pasaron los siglos y la Vía de la Plata cambió con ellos. En el s. IX era frecuentada por la importante comunidad mozárabe andalusí como camino de peregrinación a Santiago de Compostela.

Hoy, su red de infraestructuras y su patrimonio cultural y natural son una atractivo para miles de caminantes que buscan la Compostela. Fue en 1996 cuando, gracias al Proyecto “Alba-Plata”, se vuelve a promocionar la riqueza ecológica y cultural de la Vía de la Plata dentro de Extremadura. Una de sus actuaciones importantes fue la división de la calzada en 17 tramos de unos 20 kilómetros, junto con más de 500 hitos de granito que orientan al caminante sobre el estado de la Vía a través de un sistema de colores.

Desde entonces, la Vía de la Plata está acondicionada para dar todos los servicios que el peregrino necesita, incluida una red de albergues para un merecido descanso.

Disfruta y exprime tu visita a la Vía de la Plata, por la provincia de Cáceres, ya que es un regalo para los sentidos. Entra por las dehesas cercanas a la Sierra de Montánchez y Tamuja hasta llegar a la ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad. Sigue al norte pasando por Casar de Cáceres y atravesando el río Tajo hasta llegar a Carcaboso y Plasencia, continúa tu camino por las Tierras de Granadilla pasando por Cáparra hasta llegar al Valle del Ambroz y finaliza tu paso por la provincia de Cáceres en la localidad de Baños de Montemayor, donde podrás descansar en sus termas romanas y despedirte en este punto de tierras extremeñas para seguir tu camino.

En imágenes

AltAltAltAlt

Si te gusta Vía de la plata te gustará también...

Alt

Berrea del ciervo

Septiembre y octubre son los mejores meses para disfrutar del espectáculo que la Naturaleza nos regala a través de la berrea.

Alt

Cascadas y saltos de agua

Podríamos conocer la geografía de Cáceres cascada a cascada. La Naturaleza es caprichosa y tremendamente generosa en nuestra provincia.

Alt

Vía de la plata

La antigua Via Lata, “camino ancho” en latín, o Balata, “calzada” en árabe, unía Emerita Augusta (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga).

Alt

Rutas de cine

Cáceres te sabe transportar a otra época… a otros hechos… y eso lo han apreciado muchos directores de cine para hacer de esta ciudad, especialmente

En Instagram...